Joaquín Piqueras, hoy te decía que la inspiración me dejaba, que llevaba tiempo sin magia, pues bien, antes de dormir me visitaba y sale esta poesía con ganas.

Tambores de guerra.

Sale el sol ya amaneciendo

sale el sol y la luna se esta poniendo.

Sale el sol y en la mañana

tocan tambores de guerra,

Tocan a retirada

Arduo camino se clava

con destino incierto y sin alma.

Una mañana más, una mañana cansada,

solo camino en las calles

con la cabeza muy alta

Sale la gente animada,

se ven sus rostros en calma

mas no puedo mostrar mi alma

Y mi espiritu que se apaga.

Mismos pasos sombríos

que con destino incierto cabalga

Calvario de una mañana

Que salgo sin fuerza ni ganas.

Un lunes como cualquiera

que al despertar, en mi cama.

Suenan tambores de guerra

y sigo cogido a mi almohada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − uno =