El día que la muerte me aborde

no mirará donde esté,

tocará la campana y me llevará.

No habrá mas tiempo ni momentos

no habrá un segundo que pensar

segará sin clemencia mi aventura

segará en un instante mi voluntad.

El día que la muerte me aborde

no mirará para atrás.

No pensará si merezco la vida un instante más!

El día que la muerte me aborde

estaré listo para zarpar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cinco =