Llevo tiempo esperando quien me haga sentir,

quien avive los rescoldos moribundos de lo que antaño fue amor.

Que resucite los nidos de esas mariposas que volaban libremente por mi estomago y transportaban néctar de amor a mi corazón.

Llevo tiempo sin sufrir los terremotos con epicentro en el corazón

Las endorfinas corriendo por las venas como chiquillos recién salidos del colegio.

La sensación de sonrisa eterna pase lo que pase, digan lo que digan. Nada la perturba.

Hubo tiempo atrás, raíces echadas en el alma arraigadas en un espiritu creyente de amor.

Un árbol caerá mas sus raíces harán que vuelva a resurgir con mas fuerza.

El amor de alguien va y viene,

pero el sentirte que eres amor, nadie lo tumbará por mas veces que te talen.

2 comentarios en «Mariposas ocultas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 2 =