En aquellas noches que yo te contaba cuentos, mientras tú te dormías y soñabas por momentos.
Era feliz a tu lado, miraba esos ojos pequeños, veía como te dormías riendo.
Yo te narraba una hazaña, una historia, un relato con argumento.
Princesas en sus castillos, caballeros de ensueño, grandes batallas y fantásticos cuentos.
Sentado a tu lado, leyendo y riendo, hasta que cerrabas tus ojos y te sentía en mi pecho.
Con dulces palabras te susurraba diciendo,
Que descanses mi vida, corre a tu reino, y al despertar, en tu lecho, seguiré sentado esperando para darte un beso.

En aquellas noches que yo, te contaba cuentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete − dos =