Abre los ojos niña una vez mas, que quiero subir al cielo para ver,si cuando baje al infierno puedo entender, que hay dentro de ti, dentro de mi.
Que los ojos son el reflejo del alma y una mirada puede matar.
Mirada dulce y femenina, mirada de un campeon, mirada del que sana las heridas, mirada de un luchador.
Cuentan una historia, una personalidad, una ventana infinita a lo mas profundo de tu humanidad.
Enséñame tu mirada, enséñamela una vez mas, quiero mirarte a los ojos y poder ver la verdad, si las palabras que dices son sinceras, si son realidad, las palabras podrán engañarme pero tu mirada te delatará.
Esas miradas dulces, miradas de amistad, miradas que enamoran y nunca se olvidarán.

Yo, ya los cierro, no quiero ver mas, mis ojos están cansados, mi mirada ya no está. Se ha quedado en el tiempo, y no quiero sufrir mas, porque mi mirada me delata y aunque mi risa te engañe, si me miras a los ojos verás, que solo hay grietas de un muro roto, las grietas de una presa que tantas veces he tenido que reparar.

 

4 comentarios en «Miradas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × cuatro =