Desde aquí, sentado, veo los barcos pasar,

Cierro los ojos un instante y parece que voy a volar.

La calma, la brisa, el olor del mar, un paraíso divino para disfrutar.

 

Desde aquí sentado hasta parece que las estrellas puedo tocar, un balcón privilegiado, que se asoma a la eternidad,

Solo hay un sonido que se puede escuchar, la naturaleza que pone tus sentidos a trabajar.

 

Me has visto reír, sudar y llorar, eres el balcón de mis sueños, donde subo a meditar, aquí me inspiras palabras, aquí soy libre de verdad, has conocido mis historias y me has ayudado a volver a casa y descansar.

 

Desde aquí sentado, solo, en sintonía, miro al lado y no hay compañía.

Desde el balcón de mis sueños, soñaré contigo y en que estés aquí conmigo, algún día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − doce =