De las profundidades del universo
de las profundidades de mi ser,
de los agujeros negros
de mi alma y mi ser.

De mi corazón indomable
que no atiende a razón
que se guía por su vida
que se guía por su amor.

No hace caso al hemisferio que le dice dónde no.
Sigue su camino, el camino de la emoción.

Donde los sueños se cumplen
donde todo es amor
donde la vida confluye en un tu y yo.

Así es mi cabeza, así es mi corazón
y por más años que pasen,

Así seguiré siendo yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 1 =