Debo decirte y te digo que mis brazos ansían tu presencia como el campo, el llover.
Abrazarte con tal fuerza
que mi abrazo te perdure hasta en el cielo, aún cuando no se pueda ver.

Esas ganas de tocarte, de rozar tu suave piel y de ver que tu cabello ondea con el viento mientras veo con mis ojos lo preciosa que eres mujer.

Susurrarte al oido lo que tengo en mi ser, decirte en breves palabras que eres lo mas bonito que se ha visto nacer.

De tus labios el pecado, de tu sonrisa un amanecer, de tus ojos esos faros! y de tu voz la melodía que puesta en mis oídos me hace estremecer.

Debo decirte y te digo! Que todo esto me guardo y que espero impaciente el día en que te tenga enfrente y te susurre al oido:

Toma mi abrazo que tanto tiempo soñé y que perdure en el tiempo, incluso cuando haya días en que no me puedas ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − 9 =