Visto con ropas deslucidas
de ánimo cabizbajo
de sonrisa desdibujada.

Otro día más
ropa de ayer y monedero lleno
de piedras en forma de monedas de chocolate.

Escribo ilusiones a diario de una vida que no llega como el que juega a la lotería sin comprar.
Dibujo de la utopía cósmica de tocar las estrellas pero en forma de regalo de navidad.

Siembro la semilla de la suerte, en un terreno podrido, donde crece precisamente el que no siembra.

Otro día más de pensamientos filosóficos, eso sí, con la misma ropa de ayer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 3 =