En su vuelo, el viento se templó, el tiempo se detuvo y el sol, el sol simplemente, se escondió para dejar tal hermosura a una luna que impaciente aguardaba para verla en su vuelo, para verla en su esplendor.

Como regalo a su vuelo, esa luna, las estrellas encendió y un manto de luces brillaban mientras su vuelo realizaba y en lo alto al mirar como volaba, su figura entre estrellas se quedó.

Una estrella entre estrellas voló.

Dedicado a Natividad Guerrero Santos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − siete =