Cae sutil como una hoja

en planea tarde otoñal.

De los ojos es nacida en síntoma de tristeza o felicidad.

Baña el rostro en plena noche o en el día, que más da.

El corazón que a grito vivo no sabe otra forma de expresar y abre las compuertas del sentido que gota a gota se pueda desahogar.

Cae sutil desde lo alto, delicada presencia, devastadora humanidad, llenas océanos de aquel que se atreve a llorar, del que no se esconde, que estando alegre o en pena, gota a gota, inunda su alma de esa mezcla de agua y sal.

Caes sutil desde mis ojos y ya……

Ya no puedo parar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 − tres =