Que tan difícil se hace la espera,

tenía la ilusión de un quinceañero,

las pupilas se me abrían como el sol,

el ansia de volver a escuchar tu voz

se hacía insostenible en el mundo de la paciencia.

Venía de las tierras del inframundo donde ya los sentimientos carecían de sensibilidad, ya no recordaba como era la sensación en la que después de un café con alguien, tenía ganas de otro.

Se me olvido que en mi estomago anidaban mariposas, pensaba que después de tanto tiempo se habían ido, pero desconocía que donde hubo llamas, siempre quedan rescoldos y las larvas salían de sus capullos para demostrarme que estaban ahí.

Pasan los días y sólo deseo decirte:

Tenía ganas de verte.

www.javiorihuela.es

2 comentarios en «Impaciencia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 9 =