Te encontré al fin

el tiempo se tornaba en mi contra

y los segundos pasaban como viento pasajero sin dejar rastro.

Te vi y me enamoré

vi tus ojos, tu sonrisa, esa dulce melodía que de tus labios es tu voz.

Hacía tiempo que me preguntaba: ¿que se sentirá?

Con poco has encendido una estrella moribunda que se apagó años atrás para no volver a brillar.

Se mi chica que yo seré tu hombre y cuidaré de ti hasta que nuestros cuerpos no aguanten más.

Haré de tu mundo, nuestro mundo, la felicidad, la sonrisa nuestro lema, el amor nuestra bandera y en nuestro barco que por nombre llevará:

Eternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + once =