Vuelves a casa,

en la noche, tras un día agotador, ansías su compañía, el abrazo de la calma.

 

Abres la puerta y ahí está,

Te has acostumbrado a su presencia solapada en su día a día,

fiel compañera de momentos inquietantes, de paseos, de películas sentado en tu sofá.

Compartes esa velada nocturna, esa comida romántica, esa navidad.

 

Vuelves a casa después del trabajo,

vuelves con ella.

 

Vuelves ; con tu SOLEDAD.

2 comentarios en «Titulo al final»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × tres =