Sabes que mi alma ya no es tuya
y el corazón, oscuro de cáncer
marchitaba las ganas de esta vida.

Negro se hacía un futuro
del que negro se nacía y en lecho tenebroso se mantenía.

Sabes que estaba a tu merced
las ramas del infierno me rodeaban
y en lo profundo, en mi ser,
caía.

Pero sabes que siempre fui guerrero aguerrido,
que de la oscuridad hice mi casa,
que en la oscuridad, yo vivía.

No te diste cuenta que no era miedo
todo aquello que sufría.
Era rabia contenida
para impedir que un día,
te hicieras conmigo.

Pudres y corrompes el espíritu
de los seres más queridos
haces de una persona, un despojo sin parecido.

Haces que hasta el más fuerte, hinque la rodilla pidiendo tu clemencia,sabiendo que le robas su destino.

Pero conmigo no has podido, me quieres por la fuerza que despido,
mi alma es más fuerte que tu propio camino y al final….

Sabes que mi alma ya no es tuya
porque de la oscuridad
hallé la luz.

2 comentarios en «Mi alma es mía»

  • Me gusta esta poesía que transmite clara y de terminantemente una posición vital caballeresca, venciendo «el miedo a la muerte».Más allá de la ratio el alma sabe que la muerte es una intrusa, no tiene la última palabra, no señor, y lo que suceda ya no es muerte sino tránsito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − 7 =