Toca a su fin

los días pasan rápido y en suspiro lejano

tu aliento desvanece sin mas remedio que verte partir.

Tú y tu sonrisa, la llave de un corazón cansado de batallas, herido de muerte y que se resiste a caer con el solo propósito de verte otra vez.

Tú eres la llave de mi ser, mi sentido y mi forma, mi alegría, mi todo.

Eres el motor de un cuerpo que navega a la deriva cuando no estás, que busca un faro donde arrimarse a una orilla y poner pie a tierra para abrazarte.

Eres sol de un universo hecho para ti, eres la estrella fugaz que pasa por mi vida dándome el deseo  que siempre quise, tu amor.

Hoy te veo partir, después de estos días en los que juntos, jugábamos a tener nuestra vida, a soñar que cada noche al dormir, nos levantábamos juntos sin mirar fecha ni hora.

Hoy te vas pequeña, y se que volverás! Pero duele solo la idea de verte bajar del coche y decirte hasta pronto mi vida.

Vas en mi corazón aun sin estar a mi lado, porque te siento como si cada noche te acurrucaras a mi lado para decirme:

Papi, te quiero.

Te quiero mi pequeña. Te echaré de menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 + 16 =