¿De donde sacas las ganas
para salir cada noche?
¿De donde salen tus fuerzas?
¿De donde?

Cruzas la noche en eterna soledad,
deambulas como aire en tempestad,
rabiosa en oleadas, vibrante y fugaz.

Cada noche un camino,
una ruta con inicio y final.
Ese camino solitario
como gota de agua en arenal,
sedienta de compañía, ansiosa,
por llegar a un mar donde descansar.

Y sigues saliendo incansable,
y sigues sin quererte quejar.

¿De donde sacas las ganas?
¿De donde?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − 7 =