Tus palabras duelen como clavos,

tu ausencia es grande como el mar,

Eras la uña de mi carne,

Eras del oceano la sal.

Fuiste antaño como el agua,

dabas vida en tu pasar,

aire que empujaba las velas,

sangre de unas venas, ya secas por tu ausencia

por no contestar.

¿Que ha pasado en este tiempo?

no te conozco, ni sé donde estás,

Se ha diluido, perdido en un oceano, como se derrite un glaciar.

Desaparecido, un misterio.

Una historia que no sigue, una historia con final.

La historia de un oceano, que perdio su sal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + 6 =