Ella se despidió,
Le gritó las buenas noches
En la distancia lejana,
Le dijo: que descanses
No te veré hasta mañana.

Él, que sin saberlo pensaba:
Gritaré a los vientos de la noche
Que descanses mi alma,
Que te lleven mis besos
En la distancia lejana,
Y que en tus sueños profundos
Te veré;
Porque no quiero esperar a mañana.

Buenas noches.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + 16 =