Que precioso fue,

pero todo siempre acaba,
Ya no quiero ser el problema de tu alma.

Y si escarbo en mi recuerdo solo veo tu mirada,

tu sonrisa interminable y tu gesto que me encanta.
Es que hoy al cerrar mis pestañas,

Solo veo esos días que el futuro nos aguarda, que la luna era testigo de lo que nos esperaba.
Quiero andar ese camino que mucha gente no anda,

porque para saber si es el correcto, ándalo con esperanza

y llega hasta el final y si luego te equivocas

no es que lo hallas hecho mal,

coge fuerte mi mano que juntos lo volveremos a andar.

Petición de un amigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − ocho =