Hubo un tiempo de
caricias, de sonrisas desmedidas, de besos que sentía
de abrazos todo el día.

Hubo un tiempo que sólo tu mirada, me revivía,
no hacían falta mil palabras
con solo un gesto lo sabía.

Hubo un tiempo, que entre la noche y el día
aun sin estar contigo, te sentía.

Hubo un tiempo, sí.

Hubo un tiempo que te tenía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 9 =