Quizás un día, yo te mire,
tú me mires.
Tú me invites, yo te siga.
Quizás un día,
sean vagas las palabras
y solo al mirarnos digas.
Aquí estoy para toda la vida.
Quizás un día,
me despierte desvelado
y al mirar mi móvil, encuentre tus buenos días.
No hará falta un te quiero,
ni siquiera un, ¡ahora te veo!
Porque quizás un día
al despertarme
serás lo primero que sienta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × dos =