¡Si yo supiera que al verla en cuerpo presente, usted me amaría!

Si yo supiera que…. que al cogerle su mano y mirarla a sus ojos, ¡usted me lo diría!

Vive en la distancia y aun a pesar de las horas con retardo, mi corazón criogeniza su imagen para no olvidarla.

Tiene un universo en su mirada y la voz angelestial se introduce en mis tímpanos como dulce melodía de sirena llamándome.

La fuerza de un cometa y la energía perturbadora de arrasar cualquier mal sentimiento que en mi se haya.

Una historia de amor imposible, pero que mi corazón vive en soledad como si existiera, como si usted estuviera aquí.

La vi y no pude evitar enamorarme, tuve la suerte de conocer un día a un ángel divino que por unas horas me hizo brillar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cinco =