Esas ganas de ti, sin estar contigo,

esa ilusión de vivir un instante y que en mi sueño he vivido.

Esos ojos que al mirarte siempre he querido, ese brillo tan radiante que de las estrellas es sabido y que me pierdo en tu mirada cual agujero negro sin sentido.

¡¡Esas ganas de tú voz en mi oido!!

esas notas que de tu alma han salido

el aliento de tu corazón mal herido

que dice a gritos: ¡¡he sobrevivido!!

Esas ganas de cogerte por tus manos

de sentir lo sutil de tus falanges

del roce de tu suave piel sedosa

y el tacto del amor en tus caricias.

Esas ganas, si, esas ganas

las que tengo cada día al despertar, en mi memoria, de ese sueño que eras tú por un instante con mis manos en tu espalda.

Esas ganas de ti, sin estar contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × uno =