La sombra:

Espera, no huyas de mi,
No me abandones mi sombra,
No te quieras ir.
Pues en el camino me ayudas
Y a todos lados quieres venir.

En la soledad del camino me acompañas
Te pones detrás, te adelantas,
Y cuando miro a mi lado,
Estas, no te escapas.

Mi fiel compañera,
Mi gran seguidora
Y es que con luz de día te me pegas,
Y en la noche no me abandonas.

En la soledad del camino siempre estas:

Mi Sombra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 1 =