Que nada nos pare:

Ni los vientos del noreste, ni siquiera el de Levante, ni una racha de lluvia, ni una tormenta incesante,
Ni las olas ni los mares ni el sol mas brillante, no hay nada inventado, que a nosotros nos pare.

Que la fuerza que nos nace, es una fuerza imparable, que sale de lo mas profundo, muy adentro, incalculable.

Porque no hay nada que nos pare,
son las ganas, la pasion, el ardor de nuestra alma por hacer de cada instante, una forma de vida envidiable.

Que lo intenten, que nos paren, que como habiles guerrero en batalla, mil y un escudos partiremos y de la guerra saldremos con nuestra pasion y sin frenos.

Porque no hay quien nos pare.

Dedicado a dos motivadores sin cuartel, dos almas, dos espiritus, dos pasiones. Va por vosotros Jose Ramon Barbera, y Javier Ramón González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 − 4 =