Silencio:

Calma, escucha el silencio, pon tus sentidos alerta y oirás la paz.
Un latido del alma que sale del interior, un sonido constante, un compas sin temor.
Un tambor en batalla a ritmo de canción. Tú y tu músculo en sintonía, cada latido una nueva nota de amor.
Penas, sustos y alegrías marcan ritmo de este son, se acelera o se frena solo con tu voz. Tengo un tambor apagado que se enciende con tu voz, que recupera su ritmo, a fuerza de amor.
Pon alerta tus sentidos para alcanzar la paz, escucha la mar en apogeo, el ruido del viento al pasar cierra tus ojos querida y entonces me oirás, como canto al aire y al viento, que las olas del mar te lleven mi eterno sonido, del tambor que aporrea tu alma cuando tú no estas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 − dos =