Pierdo el rumbo,
No lo encuentro

Y navego por la vida con destino incierto,
como barco varado con motor apagado.

Brújula rota y visión nublada
No veo horizonte, solo lluvia
Y una oscuridad cerrada.

Pues no hay luz que la ilumine
ni ganas, ni fuerzas ni esperanzas,
un espiritu errante,
un alma sin cuerpo,
un cuerpo, solo eso.

Alzo vista y busco puerto,
y no lo veo.
Solo sombras y niebla,
un presagio que avecina
nuevo rumbo sin salida.

Pierdo el rumbo, no lo encuentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 7 =